La lecitina marina para el mantenimiento de una piel normal

La lecitina marina: los fosfolípidos omega -3  para la piel

La lecitina marina es un súper ingrediente porque contiene tanto omega-3 como fósforo: fuentes principales de energía de la célula. Favorece el funcionamiento del sistema nervioso autónomo, la oxigenación de los tejidos y la reparación de las membranas celulares. Por tanto, es útil tanto en los estudiantes como las personas mayores, los deportistas y las personas estresadas.

Hay diferentes tipos de lecitina.

La lecitina de origen marino es diferente a la que proviene de los vegetales porque contiene omega-3, mientras que una lecitina como la de soja solo contiene omega-6.

Los fosfolípidos de la lecitina marina permiten que los ácidos grasos esenciales sean solubles. El fosfolípido más importante es la fosfatidilcolina. Es una fuente interesante de colina natural.

También hay diferentes tipos de lecitina marina; en Oemine P.S.O. se utiliza una lecitina altamente concentrada extraída del caviar de pescado salvaje. Su particularidad es que contiene un nivel constante de fosfolípidos, omega-3 DHA. De hecho, para que los huevos sean viables, los peces deben concentrar una tasa máxima de lecitina.

Interés de la lecitina marina

La lecitina es un emulsionante natural, esta sustancia conduce los ácidos grasos solubilizándolos en la sangre hasta las células.

La lecitina tiene la particularidad de tener una doble polaridad que le permite estar en contacto con el medio acuoso y el medio oleoso. Una de sus extremidades es hidrofílica (amiga del agua) es decir, se puede unir a una molécula de agua. Y la otra es un glicerol lipofílico (afinidad con los ácidos grasos), es gracias a esta extremidad por la que la lecitina es conductora del omega-3.

Por tanto; es gracias a la lecitina que los lípidos se solubilizan en nuestro organismo, primero se emulsionan y posteriormente son absorbidas por el intestino, y, a continuación son transportadas hasta los tejidos; la piel, el corazón, las arterias, los músculos, y, sobre todo, el cerebro. Hablamos de sectorización e integración en las membranas celulares. Los fosfolípidos de la lecitina marina son más similares a los que posee el ser humano, y, en particular, a los que componen las membranas de las células de la piel. Estos mantienen la estructura externa de las células, de las mitocondrias (pulmones celulares) y del núcleo. Permiten las interrelaciones electro bioquímicas con el medio externo, los puentes entre las células (adhesión) y los cambios que se hacen a través de las membranas. A través de su fósforo y sus ácidos grasos, aportan la energía necesaria al funcionamiento energético de la membrana celular.

Se ha visto que en algunas enfermedades como la psoriasis, existe un déficit en fosfolípidos en los glóbulos rojos. Los fosfolípidos permiten a los glóbulos rojos deformarse guardando su flexibilidad durante su camino a través de los capilares sanguíneos. Por tanto, cualquier carencia de lecitina puede provocar una mala oxigenación de los tejidos y, en particular, de la piel.

El papel de la fosfatidilcolina (PC-DHA):

La colina desempeña un papel importante en la absorción de las grasas y su asimilación. Pero sólo en forma de lecitina puede entrar en el cerebro, donde se transforma en acetilcolina, que es el neuromediador esencial para la transmisión de los impulsos nerviosos. Así, la colina favorece la función cerebral y el control motor nervioso de los músculos. Un déficit de acetilcolina puede favorecer el estrés, dificultando la adaptación a las condiciones estresantes. Algunos han relacionado esta deficiencia con el desarrollo de ciertas enfermedades de la piel, como el eczema y la psoriasis.

Oemine P. S. O.: complemento alimenticio para el mantenimiento de una piel normal. Debido a su composición, Oemine P.S.O. no tiene contraindicaciones para su uso en combinación con la atención médica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.